La moda se ve afectada por todo lo que le ocurre al ser humano y sus necesidades.

Aportar soluciones creativas en el peor de los escenarios es propio de artistas de la aguja como Coco Chanel y Miguel Marinero. A pesar de que les separan más de cien años, tienen algo en común. ¿Quieres descubrirlo?

Te lo contamos

En 1917, a la entonces conocida como Coco y no Gabriele Chanel, nombre que figura en su partida de nacimiento, le toca vivir los estragos de la I Guerra Mundial.

La necesidad y el coraje la empujaron a implantar el pantalón como prenda femenina y de paso enterró definitivamente el corsé y cualquier atuendo opresivo que limitara el libre movimiento de las damas.

En el marco del COVID-19 las prestigiosas firmas de novia Azazie y Claire Pettibone o el español Miguel Marinero han integrado la máscara facial a tono con el traje de novia y han logrado en pocos meses crear piezas exclusivas altamente demandadas. Y no nos sorprende.
Estas hermosas creaciones son la respuesta a la necesidad de tener que llevar un accesorio imprescindible que puede ser anodino o por el contrario, original y elegante.

Tejidos y colores para brillar

En general las mascarillas se componen de tres capas.
La primera suele ser de algodón no irritante al estar en contacto con la piel. La siguiente es la tela TNT (Tejido no tejido) para impedir la entrada o emisión del virus, y la última es la que queda a la vista de los demás y por tanto muy significativa.

Las fotografías tomadas en nuestra finca Villa Laureana son espectaculares y tu mascarilla puede ser un toque distintivo al que sacar mucho partido.

mascarilla-villa-laureana

Son tendencia:

I. Según el tipo de tela, las mascarillas pueden estar confeccionadas con algodón, lino, tul, satén y encaje pero siempre deben disponer de un bolsillo para introducir la tela TNT.
II. Elígela lisa, de la misma tela que tu vestido, con pedrería, estampada o con románticos bordados florales. Se van imponiendo las bordadas con las iniciales de los novios o con un detalle discreto como regalo original para tus invitados.
III. En cuanto al color puedes elegir; tonos satinados champán, un beige sutil, un suave marfil y… ¿por qué no azul? ¡Permite que sea tu accesorio fetiche!

En papel de seda

Ni en la peor pesadilla habríamos imaginado dar nuestro «si quiero» amortiguado por una tela más tupida que el tradicional velo nupcial… Pero debemos aceptar, por nuestra salud y la de todos, que es un complemento que nos va a acompañar durante meses.
Y no tendríamos que acostumbrarnos a ver las mascarillas como algo ordinario y desechable.

Al contrario, podemos conservar la de nuestra boda en papel de seda y cuando llegue el momento, abriremos el armario, acariciaremos esta prenda y les contaremos con orgullo a nuestros nietos cómo sobrevivimos a la época que nos tocó vivir.

CONOCE VILLA LAUREANA, TU FINCA DE BODAS EN MADRID