Si te han invitado a una boda ¡no te despistes! porque puedes cometer errores que, con un poco de previsión, son evitables.

En Villa Laureana somos expertos en la celebración de todo tipo de enlaces y hemos observado 10 errores que cometen algunos invitados a la boda y de los que apenas se habla.

¿Te suena alguno?

No confirmar tu asistencia

De todos los deslices, no confirmar asistencia a una boda es uno de los más graves porque afecta a la organización y a la gestión del evento de manera transversal.

Si la boda es muy elegante puede que encuentres esta nomenclatura en la tarjeta: RSVP quiere decir “Responda por favor” o Répondez S’il Vous Plaît en francés.

Sé amable y discúlpate en caso de no poder asistir o agradece la invitación en el menor tiempo posible.

No hacerlo es una falta de educación y un desagravio que los novios no se merecen.

La puntualidad de los novios, pero también la tuya 

El día del enlace debes tenerlo todo previsto y evitar las posibles incidencias.

Si vas a ir en tu propio coche consulta el estado del tráfico antes de salir y localiza el aparcamiento más cercano.

Muchas parejas ponen a disposición de los invitados un autobús de cortesía que facilita los traslados.

No llegues ni demasiado pronto, ni demasiado tarde a la cita.

La etiqueta y protocolo en una boda no están reñidos con la diversión

Es verdad que las bodas ya no son tan protocolarias como hace unos años, pero, a veces se confunde un exceso de relajación y se pierden las formas.

Tenemos muchas ganas de celebrar la vida ahora que la pandemia nos está dando un respiro, pero no está de más conservar las medidas sanitarias.

En Villa Laureana seguimos manteniendo el protocolo Covid establecido en la Comunidad de Madrid.

Por cierto, ¿crees que protocolo y etiqueta son lo mismo?

Llevar un atuendo inapropiado para una boda

Que una boda se celebre al aire libre con aire folk no significa que se pueda ir como a una fiesta de disfraces.

En Villa Laureana os aconsejamos mantener una comunicación abierta con la pareja que se casa o en su defecto con la Wedding planner.

Si tienes dudas sobre la etiqueta, pregunta a los novios o a alguien cercano que pueda aconsejarte.

Permite que sean los novios los que brillen en su gran día.

No te pongas unos zapatos que te hacen daño

La norma perfecta es: Que el largo de tu vestido no te obligue a llevar unos zapatos que apenas has usado o que estrenas para la ocasión.

Renunciar a la comodidad manteniendo la elegancia es un acierto.

Cuidado con los excesos: las joyas y los tocados nupciales pueden ser un peligro

Un vestido sencillo puede potenciarse con un collar vistoso, pero en el equilibrio está el buen gusto.

Si te decides por un tocado, recuerda que el protocolo aconseja que no debes quitártelo hasta regresar a tu casa.

No prestar suficiente atención a los novios

Te parecerá increíble, pero ocurre.

Es un día de muchos nervios y la pareja que está a punto de dar su “Sí, quiero” es vulnerable.

Acompañarlos y prestar ayuda en cada cosa que soliciten es algo que te agradecerán toda la vida.

Ir a la boda con un acompañante inadecuado

Las bodas son encuentros sociales y como tal son momentos donde puede ocurrir lo imprevisto.

Las invitaciones son unipersonales y si quieres llevar un acompañante debes consultarlo con los novios previamente.

Y, por favor, si ese acompañante no es del agrado de los novios, abstente.

No lleves a tus hijos a una boda sin consultarlo

Los niños son bien recibidos en todas partes, pero invitarles o no, lo deben decidir los novios.

En Villa Laureana tenemos menús especiales para los más pequeños y otro tipo de servicios para que ese día sea igual de divertido para todos.

No te vayas antes de tiempo sin despedirte y dar las gracias

Sabemos que puede ser complicado, pero si te surge un imprevisto y debes ausentarte no lo hagas sin despedirte de los novios o en su defecto de los padrinos o los testigos.

errores si te invitan a boda

Padrinos y testigos de una boda, ¿son lo mismo?

Fuera de cobertura

Hay ocasiones perfectas para apagar nuestros smartphones y una ceremonia nupcial es una de ellas.

Disfruta el instante y vívelo en directo, no a través de una pantalla.

Como dice algún proverbio de sabiduría; la vida está en este latido.

En Villa Laureana estamos deseando latir junto a ti