¿Quieres darle un toque especial a tu boda?

El mantón de Manila es un complemento que se puede lucir tanto en invierno como en verano.

Es el accesorio ideal para cualquier estilo de boda, ya sea formal o informal.

¿Estás dispuesta a llevarlo con gracia? ¿Sabes cuál es su origen?

El mantón de Manila está regresando con fuerza a las pasarelas y nos encanta.

En Villa Laureana nos sentimos orgullosos de reivindicar esta prenda tan artesana, elegante y española.

Tú también te vas a enamorar.

¿De dónde viene el mantón de Manila?

El mantón de Manila es un accesorio clásico hecho de un tejido ligero que puede llevarse sobre los hombros para conseguir un bonito toque bohemio.

Algunas novias lo lucen como complemento principal y es una idea acertada a la vez que delicada, que también está haciendo furor entre las invitadas o las madrinas.

El mantón de Manila se popularizó en el siglo XIX, sustituyendo a las tradicionales mantillas, mantones y pañuelos que antaño eran muy populares en toda España.

Los bordados se enriquecen con motivos florales y aves exóticas según la moda modernista y oriental de finales del siglo XIX.

No había encuentro social, desde las verbenas a las procesiones, desde las bodas a los bautizos, donde no estuviera presente el mantón de Manila.

¿Sabías que o era de Manila, sino de la ciudad china; de Cantón?

El apodo “de Manila” es circunstancial.

Verás.

En el siglo XVIII, Filipinas era territorio español y su capital era el puerto de salida de todas las mercancías que llegaban de Oriente a Sevilla a través de la famosa Ruta del Galeón de Manila.

Cuando España perdió las colonias tuvo que buscar bordadores para que continuaran fabricando estas prendas que habían tenido tanta aceptación.

En Sevilla hoy continúan generaciones que trabajan la seda, los flecos y los bordados siguiendo la tradición ancestral heredada de madres a hijas.

Estas prendas son lienzos de seda donde se bordan motivos florales, animales exóticos o figuras geométricas, rematadas por los tan característicos flecos que dan vida al mantón.

Son pequeños tesoros que se heredan y que deben conservarse porque un mantón puede llegar a tardar en elaborarse entre 6 y 7 meses.

Se bordan a mano y dependiendo del motivo pueden superar los 5.000€ aunque los hay más económicos.

Para las novias se recomienda un mantón de color marfil, bordado “tono sobre tono”, es decir, bordado con hilo del mismo color que el fondo de la tela.

El arte del mantón de Manila

El mantón de manila es un clásico entre los clásicos y una de esas prendas que no debería faltarnos en el fondo de armario.

Es capaz de transformar hasta el más sencillo de los estilismos en un look sofisticado con un inconfundible aire español.

Una prenda para bodas y eventos especiales, pero que también podemos ponerlo con vaqueros y camiseta para un outfit distinto y original.

Lo importante es saberlo lucir con gracia y salero.

Si alguna vez has estado en un espectáculo flamenco, seguramente habrás visto un mantón de Manila, puesto que es una pieza que las bailaoras utilizan para cubrirse los hombros y moverlo dando mayor plasticidad a su arte.

Hoy en día, esta pieza está volviendo a ponerse de moda y los diseñadores lo están aprovechando para llevarlo al cielo de las tendencias con un resultado elegante.

Una invitada de boda con un mantón de Manila de calidad siempre llamará la atención.

Hay muchas formas diferentes de lucir un mantón, pero debes comprobar que encaja con tu atuendo antes de decidirte a llevarlo.

Por ejemplo, puede complementar un vestido largo o midi ajustado, un conjunto de dos prendas de falda o con pantalón vaporoso que está volviendo con fuerza.

El mantón es una prenda versátil con posibilidades infinitas.

Para las bodas nocturnas, es más apropiado un chal negro, mientras que para los eventos diurnos es mejor uno de color claro.

exteriores ajardinados de la finca de bodas Villa Laureana

El mantón para lucirlo en Villa Laureana

Como decía Benito Pérez Galdós un mantón de Manila te permite “vestirte con un cuadro”.

Su valor artístico es incuestionable y el delicado tejido lo convierte en una opción perfecta para el clima fresco de la primavera.

Por tanto, si has elegido celebrar tu enlace en nuestra finca de Villa Laureana, al aire libre y rodeada de naturaleza, no olvides incluir un precioso mantón de Manila a tu romántico look nupcial.

Queremos verte lucirlo mientras paseas por los jardines más románticos del norte de Madrid.

¡Ven a conocernos!