El día de tu boda es el momento en el que todo lo que llevas planificando durante tantos meses se hace realidad. La única forma de asegurarse de que todo salga tal y como lo teníamos planeado es siguiendo una completa organización y contando con un plan B para todos los imprevistos que puedan sorprendernos.

5 cosas que no pueden faltar el día de tu boda

Un descanso reparador

Después de tanto tiempo organizando cada detalle del día de tu boda, te mereces un descanso. La luna de miel está pensada, además de para pasar unos días de ensueño con tu pareja, para descansar después de tanto ajetreo. Pero, ¿para qué esperar a la luna de miel? Si has llevado una buena organización de tu boda, seguro que el día previo o los dos días previos a la boda ya no queda nada por organizar. Aprovecha ese tiempo para descansar. Sabemos que los nervios harán difícil que concilies el sueño pero los beneficios que tiene dormir más de ocho horas serán imprescindibles para el día de tu boda. Te levantarás descansada, feliz y con una piel perfecta.

Despiértate con tiempo el día de tu boda

El día en que te casas inevitablemente vas a madrugar. Tenéis que peinaros, vestiros, recibir a las damas de honor, acudir al lugar de la celebración, y un largo etcétera de cosas que ya debes tener planificadas en tu timming del día. 

Antes de empezar el día, y aprovechando que habrás tenido un sueño reparador esa noche si sigues nuestro consejo anterior, respira y relájate. Despiértate unos minutos antes y haz ejercicios de relajación. Piensa en lo maravilloso que va a ser ese día y levántate con las pilas cargadas.

Coge energía con un buen desayuno

Cuando decimos buen desayuno no nos referimos a nada muy copioso. La mejor opción para un día tan importante y en la que los nervios están a flor de piel, lo mejor es desayunar (o merendar en caso de que la boda sea de tarde) algo que nos aporte los nutrientes necesarios para tener energía en las próximas horas y que no sea demasiado pesado. Aunque la alimentación equilibrada es esencial todos los días de nuestra vida, lo es todavía más en un momento tan importante.

Prepara todo la noche de antes

El vestido de novia, el traje del novio, los complementos… todo debe estar preparado antes de iros a dormir la noche de antes del día de tu boda. De esta forma evitaréis despertaros en medio de la noche pensando que se os ha olvidado algo, y os aseguraréis de que no se os olvide ningún detalle importante.

Ten listo un plan B

Los imprevistos son inevitables. Un día de lluvia, una rozadura del zapato de novia… Cualquier acontecimiento puede afectar a tu gran día y la mejor forma de evitarlo es tener un plan alternativo. El día de tu boda ten preparadas distintas opciones de celebraciones en un lugar cubierto o un kit de emergencia con todo lo necesario.

SOLICITA INFORMACIÓN – FINCA DE BODAS VILLA LAUREANA

[Total: 0   Promedio: 0/5]